Menu

 

Asociación de Vecinos Manuel de Falla - La Laguna / Avda. Juan Carlos I s/n (esq. C/ Velázquez) - 11010 Cádiz - Tflno.: 956 200 146

 
A+ A A-

Cosas del barrio - San Sernando y San Germán

Patronos de Cádiz
La iglesia de nuestro barrio lleva sus nombres

San Servando y San Germán, Patronos de Cádiz (Foto: sacristiadelreal.blogspot.com.es)


Fueron naturales de Mérida y según se cree hijos de San Marcelo, centurión, de familia noble y esclarecida que, a lo ilustre de su sangre unieron la inocencia de sus costumbres, que en medio de la corrupción pagana supieron conservar dignas y honestas.

Se cree que al menos durante algún tiempo militaron en las filas de las legiones y por eso no es extraño que se les represente en sus imágenes como soldados romanos.

Esto hace aún más admirables sus virtudes, pues, si valientes fueron como legionarios de Roma, más esforzados fueron como soldados de Jesucristo.

Por sus vistudes heróicas recibieron del Señor la gracia de hacer milagros que empleaban en acreditar la doctrina de Cristo que predicaban y derramar el bien a su alrededor.

Hacia el fin de la persecución de Adriano fueron delatados como cristianos y puestos en prisión confesaron valientemente su fe en Jesucristo y su decisión de no adorar a los ídolos y falsas divinidades que aquellos engañados paganos reverenciaban, fueron por esto enormemente atormentados, pasando después cargados de cadenas a dura carcél donde padecieron hambre y sed.

Pasado algún tiempo, cesó de momento la persecución y fueron puestos en libertad.

Ellos aprovecharon la ocasión para predicar con más ardor y valentía la fé de Jesucristo y conseguir numerosas conversiones.

Se levantó una nueva persecución por el Emperador Dioclesiano que se propuso acabar con todos los cristianos.

Había en Mérida un Vicario o representante del Emperador llamado Viator y éste hizó prender nuevamente a Servando y Germán y los sometió a nuevos y crueles tormentos.

Nada pudó quebrantar la fortaleza de los mártires, y así esposadas sus manos, y unidas con cadenas a sus pies sujetos con grilletes fueron de nuevo arrojados a un oscuro calabozo.

Tuvo Viator que pasar a la llamada entonces Mauritania Tingitana hoy Norte de Marruecos a la otra orilla del Estrecho de Gibraltar y para más atormentar a los mártires ordenó que siguieran como estaban, cargados de cadenas y caminando descalzos y a pie.

Así anduvieron desde Mérida a Cádiz, donde había de embarcar para Marruecos y viendo que no conseguía lo que buscaba que era rendir la fortaleza de los mártires, llegados al territorio de la isla Gaditana los mandó degollar.

Llevárosles a un cerro que se alzaba entre campos de cultivos en un paraje llamado Ursoniano y en lo alto del cerro, llamado hoy por eso Cerro de los Mártires, se arrodillaron y tras encomendarse al Señor entregaron su cuello al verdugo que los degolló volando sus almas victoriosas a recoger la palma del martirio el 23 de Octubre de 304.

El cuerpo de S. Germán fue sepultado en Mérida y el de S. Servando en Cádiz y sin que se sepa, en qué fecha trasladado a Sevilla donde se venera en su Catedral.

Santificada la tierra gaditana con la sangre de estros mártires los tuvo por Patronos declarándose oficialmente ese Patronato en 1619.

Su Patronato y culto se extendió a toda la Diócesis y son muchas las iglesias en que se veneran sus imágenes.

Invoquémosle cada día al menos diciéndoles:

San Servando y San Germán
Rogad por nosotros