Menu

 

Asociación de Vecinos Manuel de Falla - La Laguna / Avda. Juan Carlos I s/n (esq. C/ Velázquez) - 11010 Cádiz - Tflno.: 956 200 146

 
A+ A A-

Cosas del barrio - El superhéroe de La Laguna

Valiente. El gaditano Daniel Pérez Sánchez, que estudia en Bruselas Historia del Arte con una beca Erasmus, salvó la vida de una niña que cayó a un lago. Y recibió la Medalla al Mérito.

Daniel Pérez Sánchez, de 25 años, lleva fuera de Cádiz desde 1998, y desde hace siete meses y medio vive en Bélgica. También estuvo un mes en Filipinas ayudando en un centro social de un barrio pobre de Manila.

Este estudiante de Historia del Arte en la Universidad Libre de Bruselas (capital de Bélgica) con una beca Erasmus se ha convertido en héroe nacional. Una niña de cuatro años está viva gracias a este gaditano del barrio de La Laguna.

Todo sucedió el 25 de marzo. Y así lo relata Daniel para Diario de Cádiz : "Llegué de la Universidad y no tenía nada que hacer. En ese momento recordé que no había hecho nada de deporte durante la semana. Por lo general, juego al fútbol con amigos, pero ese día me fui a correr a un gran parque cerca de mi casa. En el momento en que iba a iniciar la carrera, escuché un grito. Al mirar al sitio de donde provenía vi a una mujer gritando y a una niña que había caído con su bicicleta en un lago. Al verlo, salí corriendo y sin pensarlo entré en el agua y saqué a la niña, que se estaba ahogando. La señora que gritaba era su abuela, que no sabía nadar y no podía hacer nada. Después acompañé a la abuela y a la niña a su casa y yo me volví a la mía para secarme".

"Vivo con una comunidad de salesianos que acogen a estudiantes, y uno de los salesianos me vio mojado y me preguntó qué me había sucedido. Yo se lo conté sin darle importancia, pero le llamó mucho la atención el hecho de que me tirase al agua sin pensarlo y empezó a contárselo a la gente. La noticia llegó a oídos de alguien y decidió mandar la noticia al periódico belga Standart, que publicó el suceso en una pequeña reseña. Más tarde, la noticia llegó al alcalde, Woluwe Saint Pierre, que se puso en contacto con la casa donde vivo para conocer la historia de primera mano. A los pocos días, decidió invitarme en recepción especial para condecorarme con una Medalla al Mérito por salvar la vida a la pequeña", puntualiza orgulloso. En dicha recepción estuvo presente Elisa, la niña de cuatro años, junto a su madre y abuela.

Para el héroe gaditano, más allá de la playa o el clima de la tacita de plata , que por allí se echa bastante en falta, lo mejor de Cádiz es su gente. "Inmejorable. Te das cuenta de que en el mundo encuentras ciudades más bonitas que Cádiz, pero que eso es un decorado sin valor si no va acompañado de los sentimientos y de la gente que hace que tu barrio o tu ciudad sean el sitio más especial del mundo. Bruselas es una ciudad muy internacional, con mucha vida cultural, política y negocios, pero la gente no se para a conocer a quien tiene al lado. Echo de menos la facilidad con la que puedes entablar una conversación con alguien en Cádiz, incluso comprando el pan, la alegría de la gente y, por supuesto, a mi familia y a mis amigos del barrio", afirma.

El único recuerdo material que tiene Daniel de su ciudad son unas cuantas postales y fotos de la familia y amigos en la plaza de su barrio. "Cuando tengo nostalgia las miro, y la alegría y la sonrisa aparecen de nuevo. La gente que me quiere es el mejor recuerdo y uno ama su ciudad porque asocia lugares u olores de su tierra a su gente. Para mí pensar en Cádiz es mi familia, las charlas y las risas con mis amigos de toda la vida, los momentos vividos que siempre quedan y nadie nos puede robar", expresa con mucho sentimiento.

Este joven embajador destaca de sus años de exilio el aprender a valorar más el poco tiempo que pasa en su ciudad de origen con una visión más amplia de la vida, "algo que a veces a los gaditanos creo que nos falta. Así como perder el miedo a salir y dejar mi hogar cuando veo que es necesario para buscarme la vida". A pesar de que Daniel Pérez Sánchez tan sólo tiene 25 años, la vida le ha dado la oportunidad de conocer mundo y gente en países como Irlanda, Alemania, Francia, Austria, República Checa, Italia, Estados Unidos y Filipinas. "Merece la pena arriesgarse".

Su etapa escolar en Cádiz la realizó en el colegio público Manuel de Falla, en el barrio de La Laguna. Después se marchó al Instituto Columela. La carrera universitaria de Historia del Arte la inició en Sevilla.

Por lo general, Daniel está al tanto de todo lo que sucede en Cádiz gracias a la pagina digital de este periódico. "Por supuesto, también he seguido el Carnaval. Mi padre además me envió el disco compacto de Los que salen por gusto. Y cómo no, soy seguidor incondicional del Cádiz C.F. Fui socio en Primera, en Segunda y en Segunda B", asegura.